Como trabajan los restauradores de verdad: a propósito de las últimas chapuzas

Portada de errores en restauración

Hola a todos.


Quizá porque me pilla este artículo encerrada de nuevo (nos ha tocado hacernos PCR y quedarnos los cinco en casa diez días), no estoy muy centrada ni de humor… Así que en cada momento lo que toca, y hoy toca denunciar.


Ya lo hice en otro artículo: https://restauramosarte.com/restauracion-8-chapuzas-que-te-haran-flipar/

Pero esto no quedó ahí…

Y, ¿Sabéis lo más desesperante? Que cuando empecé a escribir este post, la última chapuza en el mundo del arte era ésta:

Pintura al óleo/error en restauración

Y antes de que terminara de escribirlo hay chapuza nueva, en este caso una escultura:

Escultura/error de restauración

Caso 1: Un coleccionista de arte privado, en Valencia, paga a un Restaurador de muebles, para que restaure un cuadro (¿???????????) sigo sin explicármelo, yo no le pediría a mi ginecóloga que me arreglase una caries…
La obra es un lienzo al óleo, copia de una Virgen de la Inmaculada Concepción de Murillo. El restaurador de muebles, dice que porqué no… tan difícil no puede ser, y ea, se pone manos a la obra. Ah! Y cobró 1.200€ por hacer esto


Caso 2: Estatua decorando la fachada de un edificio centenario situado en la Calle Mayor de Palencia. Se le cae la cabeza en un momento dado, y ná, la remplazamos y no se nota. Todavía no sé si tiene más delito el que cobra por hacer esto, o el que lo encarga y paga.

¿Y sabéis lo que más me duele? Que la prensa siga llamando a estas intervenciones “proceso de restauración”.


Por favor, no confundamos estos hechos con intervenciones de conservación-restauración, esto es una afirmación falsa y ofensiva para nuestra profesión.

Gárgola de Notre Dame

Los medios de comunicación deberían dejar de utilizar el término restauración cuando se informe de este tipo de acciones, que no dejan de ser actos vandálicos.


Por otro lado, ninguna denuncia prospera porque la Conservación se considera un ejercicio opinable relacionado únicamente con la estética.


Y no…
El Patrimonio Cultural no es sólo un valor estético.


Su pérdida es irremplazable; perdemos nuestra memoria y trascendencia como sociedad.

Plaza de San Marcos en Venecia

Perdemos aquello que puede explicar cómo se ha conformado nuestra cultura.


Cada vez que algo de esto sucede, muere un gatito, que lo sepáis…

Así pues, tenemos, por un lado, atrevidos que tocan lo que no deben e incautos que encargan y pagan sin informarse. Por otro, administraciones que no protegen el patrimonio cultural y artístico. Y por otro, a periodistas que llaman a estas intervenciones “restauraciones.
Menudo jardín…


Es importante que sepáis que lo restauradores y conservadores de verdad, los que nos formamos, tenemos la obligación de cumplir un código ético muy estricto.

Estudiamos y conocemos los procesos de deterioro para responder con acciones complejas que garanticen la perdurabilidad de los bienes culturales.

Ningún profesional con una formación académica realizaría este tipo de atentado

Restaurador en obra

Los restauradores seguimos unos criterios básicos a la hora de intervenir.

Si los conocéis tendréis capacidad para decidir si una intervención es restauración o atentado.

A continuación los expongo, en fácil y resumido:

El decálogo de la restauración:

  1. La línea fundamental de la conservación de los Bienes Culturales es la planificación, investigación y aplicación de intervenciones de conservación preventiva (es decir, en principio, se actúa sobre los factores que interactúan con los Bienes Culturales y conforman su medio).
  2. En los casos graves de deterioro se harán intervenciones más drásticas de conservación curativa y restauración.
  3. Previamente a la intervención se realizará una investigación interdisciplinar cuyos resultados se reflejarán en un informe.
  4. Principio de mínima intervención; hay que ceñirse a lo estrictamente necesario. Y hay que evitar la eliminación sistemática de adiciones históricas.
  5. La consolidación se realizará con productos y métodos que no alteren ni los materiales ni la estética de la obra.
  6. La limpieza nunca debe alterar los materiales que componen la obra, ni su aspecto primitivo. Tiene que ser homogénea, en ningún caso profunda, y debe conservar la pátina que imprime el paso del tiempo en la obra.
  7. La reintegración se considera innecesaria cuando las lagunas, una vez realizado el proceso de limpieza, quedan perfectamente integradas en el efecto estético del conjunto y no afectan a la estabilidad del objeto. En lo que se refiere a pintura y policromía, las reintegraciones deben justificarse, además de lo expuesto, por la recomposición de la correcta lectura de las mismas. Toda reintegración debe ceñirse a los límites de la laguna, se llevará a cabo con materiales inocuos y reversibles, claramente discernibles del original.
  8. Finalizada la intervención se reunirá toda la documentación generada en el correspondiente informe.
  9. La obra tratada será reintegrada a su ubicación original, siempre que ésta reúna las condiciones adecuadas.
  10. Se programarán rutinas de control de la obra restaurada, y planes de mantenimiento que garanticen su conservación.

Podéis comprender porqué, a los profesionales que respetamos estos criterios, nos molesta tanto que se hable de restauración cuando se hacen estas burradas…

Restauradora con mascarilla

En algunos artículos de este blog os he enseñado ejemplos de restauraciones fieles a estos criterios.


https://restauramosarte.com/como-se-restaura-un-cuadro/

https://restauramosarte.com/restauracion-de-una-talla/

Dicho esto, creo que he ejercido mi derecho al pataleo por hoy…

Espero no haberme puesto muy intensa.


Si os interesa el tema y me queréis preguntar algo, o dejar algún comentario, no dudéis en hacerlo.

Estaré encantada de charlar con vosotros.

Aqui os dejo un link por si queréis conocernos mejor.

¿Quieres conocernos?

¡Hasta la próxima!

Rate this post

2 Respuestas to “Como trabajan los restauradores de verdad: a propósito de las últimas chapuzas

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos:
Responsable > Patricia Pérez Vallazza.
Finalidad > Atender solicitudes de información y responder a comentarios en el blog
Legitimación > Tu consentimiento expreso.
Destinatarios > Tus datos serán guardardados en Digital Valladolid, S.L., mi proveedor de email y alojamiento web.
Derechos > Tienes derecho de acceder, limitar, rectificar y suprimir tus datos, enviando un correo electrónico a: informacion[arroba]restauramosarte.com